News
Loading...

BARRIO SIN DIOS DE DANILO PEDAMONTE: UN ORFEO EN EL INFRAMUNDO por EDUARDO J. FARIAS ALDERETE




De una profunda religiosidad adolece Pedamonte, una que se emparenta con la auto humillación traducido en una entrega, a Dios, a la Humanidad. Se traduce en varias aristas todas legítimas manifestaciones de una espiritualidad desequilibrada, la primera nota de aquello es en el tercer poema que nos sume en la sombra de un amor que es silencio "Una tarde en casa". Un amor que pareciese no conocer la luz del sol.

Un ascetismo primigenio escritural y profundo se cuaja en "El oficio" donde la pasión surge desde la misma sangre del poeta, una visión no muy común , la mayoría abarca la poesía como una maldición y la poesía como oficio execrable. Aquí vamos al acto objetivo, el oficio, lo que a todas vista determina el ser o no poeta. Sólo a los ojos del mundo. El mundo del poeta es distinto, muy distinto.

"Es hora de irse", el amor furtivo como la traza de un sentimiento mayor. "Espérame" "Vivir" "Comienzo del Comienzo" distintas facetas del amor estadios distintos unidos por un protagonista. el yo lírico sufre de una atávica resignación.

En "El sol dejó de arder" se halla el punto de inflexión en donde comienza a materializarse lo urbano de una sensación de ausencia de Dios, se refleja la miseria en los callejones en una atmósfera cruel.

El péndulo se inclina por una deidad caída, un Cronos cuya derrumbe, pero esta teofanía es interior , es todo un juego de imágenes en que la pareja ocupa el centro del cosmos en donde se presenta un renunciamiento a la imagen masculina y un auto castigo. Y la tierra es lo femenino, la tierra como entidad astral.
"Ella, creó el viento y la tormenta
creo el infierno y paraíso y por sobre todo
hizo caer, caer al gigante a la tierra de sus brazos"

Lo que continúa es la desintegración en diversos aspectos, un desgano que comienza en "Prefacio de la demencia y la fe" el yo lírico es puesto en diversas escenas, todo parece derruirse con el compás inexorable del tiempo, la degradación de sí mismo llega hasta le esencia, en "Recuerdo" la metempsicosis a un perro sarnoso.

Luego del viaje en variadas instancias vitales, descendemos como lectores al poema "Afueras del hospital" aquellos que experimentamos aquel viaje al infierno y sus miserias reconocemos todos y cada uno de versos expuestos. No hay mayor dolor que la espera interminable, ni más humillación cuando nuestro cuerpo reclama esa atención que parece más una limosna, que un derecho.

"En la suite de la locura, en la suite de esos amores extraños" recuerdo la poesía narrativa de Bukowski y su libro " El amor es un perro del infierno", se extravía el sentido , una paranoia asalta despiadada en un monólogo laberíntico, allí se introduce la forma de vida del "Barrio sin Dios" la mención de los elementos que en el abunda se extiende hasta el poema "Cuando éramos niños" volvemos en "Las calles de la infancia" pronto arribaremos , lectores, a la moraleja de este continuo devenir de este poemario.

El autor desnuda las situaciones a pie forzado nos calza su vista, sus pies a través de las calles y las imágenes que en diversos tonos poseemos en nuestra memoria , los aromas , los colores , los rituales de la miseria.

Danilo Pedamonte es un Orfeo , que no regresa del infierno.


Escrito por: Eduardo Jeraldo Farías
Fuente: gato pistola
Share on Google Plus

About Daniel Rojas Pachas

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :