News
Loading...

Placas de la Poesía Parte 1 [Omar Pérez Santiago - autor de Introducción para inquietos - Cinosargo 2012]


Placas de la Poesía Parte 1 
[Omar Pérez Santiago - autor de Introducción para inquietos - Cinosargo 2012] 

Fuente: http://letras.s5.com/ope060712.html



“Le doy vueltas a una idea: la idea de que, a pesar de que la vida de un hombre se componga de miles y miles de momentos y días, esos muchos instantes y esos muchos días pueden ser reducidos a uno: el momento en que un hombre averigua quién es, cuando se ve cara a cara consigo mismo”
Borges,  Credo de Poeta. Arte Poética.

 “Dos verdades se acercan. Una viene de adentro, la otra de afuera. Y allí donde se cruzan uno tiene la ocasión de verse a sí mismo.”
Tranströmer, Preludier II.

“Misión: estar donde uno está.”
“¡Sucesos del porvenir, ya están aquí!”
Tranströmer, Puesto de guardia.

Retirado en la paz de estos desiertos,
con pocos, pero doctos libros juntos,
vivo en conversación con los difuntos,
y escucho con mis ojos a los muertos.
Quevedo, Desde la torre.

“Mi conversación es mayormente con los libros."
Séneca, Epístolas a Lucilio 67.2

"Podemos decir que el compromiso del poeta, como poeta, con el pueblo es sólo indirecto. El compromiso directo es con su lengua."
T.S. Eliot, Función de la poesía y función de la crítica.

Tiempo presente y tiempo pasado
Están ambos quizá presentes en el tiempo futuro,
Y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado.
Si todo tiempo es eternamente presente
Todo tiempo es irredimible.
T.S. Eliot “Burt Norton” Four Quartets



CIRCUNSTANCIAS

1. Cerebro escrito
Comencemos con una anécdota algo cruel. Es un día 13 de septiembre de 1848 y Phineas Gage, a sus veinticinco años, es un hombre de ojos vivos, eficaz y amable. Es capataz de ferrocarril de Vermont y coloca  explosivos en orificios horadados en la roca, para construir la línea del tren. Pero, ese día el joven Phineas se distrae y olvida echar la arena antes de presionar con la barra. Una peregrina chispa salta y hace explotar la pólvora. La barra de metal, que mide un metro de largo y más de 3 cm. de diámetro y que pesa 6 kilos, se dispara y entra de improviso en el cráneo de Phineas Gage por la mejilla izquierda y sale por el cortex cerebral anterior. La barra aterriza a 30 metros de distancia.
En un milagro,  como si fuera inmortal, como si Lázaro se levantara de su lecho de muerto, Gage  no pierde la consciencia. Incluso habla a los pocos minutos. Sus compañeros lo llevan en una carreta varios kilómetros hasta uno de los médicos del pueblo, el doctor Harlow. Dos meses después el doctor Harlow lo dio de alta. Gage estaba recuperado.

Pero Gage, según afirmó su querida esposa y su entorno cercano, se volvió un ser irregular, irreverente, blasfemo e impaciente. Ya no era el  hombre responsable previo al accidente. Había cambiado.

Actualmente, el cráneo y la barra de hierro se conservan en el museo de  medicina de la universidad de Harvard. ¿Morbo médico?

El Caso Gage es considerado como una de las primeras evidencias científicas que sugerían que una lesión del lóbulo frontal podía alterar aspectos de la personalidad, la emoción y la interacción social. Antes de este caso (y bastante tiempo después) los lóbulos frontales se consideraban estructuras silentes (sin función), y sin relación alguna con el comportamiento humano.

La anédocta sobre Gage dio inicio al estudio de la base biológica del comportamiento. El caso de Gage también es un pilar básico en el concepto de funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas son aquellas que nos permiten dirigir nuestra conducta hacia un fin e incluyen la capacidad para planificar, llevar a cabo y corregir nuestra conducta.

El psicólogo norteamericano William James (1842-1910), hermano del escritor Henry James, e inspirado en el sueco Emanuel Swedenborg (1688 - 1772), dijo que el ser humano tendría muchas facultades innatas para sobrevivir: La conciencia es siempre una multiplicidad, una corriente o flujo de contenidos. Nacemos con facultades entre las que se encuentra un sentido del número, un conocimiento que sabe discernir entre lo animado y lo inanimado, un reconocimiento de caras de la propia especie, una gramática universal y, muy probablemente, otras facultades que aún no conocemos. [1]
En el mismos sentido, el entomólogo norteamericano Edward O. Wilson (1929), el creador de la sociobiología[2] sostuvo que  “the human mind is not a tabula rasa”. [3]  Al nacer el cerebro no es una pizarra en blanco (una tabula rasa) a la espera de ser llenada por la experiencia, sino “un negativo expuesto a la espera de que lo sumerjan en el revelador”. Es posible revelar el negativo bien o hacerlo pésimamente, pero en ningún caso se hallará algo que no esté previamente impreso en la película. La tesis ha sido desarrollada por Steven Pinker (1954-). La tesis de fondo es que las personas nacemos con ciertas aptitudes y una cierta forma de ser. [4]

2. Corteza cerebral y su cableado neuronal
Las aptitudes innatas del ser humano se ubicarían en la corteza cerebral y sus numerosos pliegues.  Estos pliegues forman las circunvoluciones cerebrales, surcos y fisuras y delimitan áreas con funciones determinadas, divididas en cinco lóbulos: frontal, parietal, temporal,  occipital y la ínsula. Equipos internacionales de investigadores han conseguido, por primera vez, producir un mapa en alta resolución de las interconexiones entre los millones de neuronas de la corteza cerebral. En él, se ha distinguido una trama fibrosa densamente conectada, una especie de núcleo de red, que actuaría como regulador del tráfico neuronal.[5] Un diagrama de ese “cableado” de las conexiones neuronales ayudará a comprender mejor como funciona el cerebro.
De algún modo, ese núcleo regulador del tráfico, en momentos críticos, frente a nuevas circunstancias, realiza una organización neuronal.

“¿Qué hace el cerebro? Prescinde de la lógica, de la representación simbólica, puesto que no existe respuesta adecuada para un lineamiento sorpresivo. Entonces sucede una reorganización neuronal para enfrentar la nueva circunstancia, la nueva experiencia que no se halla dentro de los lineamientos lógicos neuronales.” [6]

3. Cerebro poético y  cultura previa
De modo análogo, los lenguajes poéticos no nacen, no pueden nacer en una tabula rasa. Los lenguajes poéticos son  capas tectónicas intercaladas, que conviven entre ellas, a veces tiene grandes colisiones, y crean terremotos y temblores, y a veces una de ellas se monta sobra la otra. Siempre en juego, siempre intercomunicadas.
Es la metáfora de un cerebro poético como placas tectónicas que liberan energías que vienen de las profundidades. Es la historia genética  y dinámica, de desplazamiento de placas de un mundo en movimiento y de sus fallas, de  una cultura poética. La etimología, (la relación de la poesía con otros épocas: El Siglo de Oro con la poesía de la antigüedad, por ejemplo), los análisis comparativos, las traducciones, etc.,  son elementos constitutivos de una teoría de las placas y sus eferentes. [7]

4. Cerebro poético y  tabla escrita
Existen ya computadoras que funcionan con instrucciones mentales. La tecno telepatía en un computador no requiere al usuario para representar mentalmente la acción que se debe llevar a cabo sino simplemente incluir la intención, de manera natural e inevitable, dentro de su diálogo interno. Ahora las neurocomputadoras reaccionan directamente con el diálogo mental. Para ello, los científicos están dedicados al diseño de detallados mapas cerebrales para elaborar una especie de diccionario mental que correlacione cada distinta palabra que pudiera incluirse en un diálogo interno, con las frecuencias cerebrales emitidas por estos términos. De esta forma, mediante una lectura minuciosa de los patrones generados por nuestro cerebro, la nueva máquina sería capaz de reconocer nuestros pensamientos.
Por analogía, con este método, se podría llegar a saber la calidad futura de un poeta emergente, por el sólo hecho de leer su raíz o cerebro poético, su cultura poética previa.
Philip K. Dick en el cuento El Informe de la minoría de 1953 se detectaban a los criminales antes que cometieran sus crímenes. Es la teoría del Precrimen y la disminución del porcentaje de criminalidad, mediante la  detección previa al delito.
En ese marco se puede considerar una patología- una enfermedad que sufren jóvenes poetas y viejos también-, que se llama amnesia anterógrada. La enfermad consiste en que  una hora aproximadamente después de experimentar algún suceso, lo olvida totalmente, de manera que cuando alguien le dice que un tío al que él quería mucho había muerto, lloraba; pero al día siguiente, si le daban de nuevo la noticia, lloraba de nuevo porque había olvidado todo lo experimentado el día anterior.

5. Rememorar
“Se sabe que a los judíos les estaba prohibido investigar el futuro. La Thorá y la plegaria los instruyen, en cambio, en la rememoración.” [8]
De modo análogo, en el proceso de percepción y creación poética, el cerebro poético, o el poeta con vena poética, consulta los conocimientos adquiridos previamente y depositados en la memoria a largo plazo, de modo  consciente o inconsciente.

Es muy raro encontrar casos en que alguien de su propio trabajo solo, en un momento de claridad repentina tiene un gran avance que cambia el mundo de la poesía.
Y, sin embargo, parece que hay un viejo y extraño deseo de contar la historia de esa manera, como un asunto de genios.
Y, también de modo análogo, el almacenamiento poético depende de la carga emocional que tiene la poesía.  La presencia de los poetas muertos  y su capacidad de amalgamación es su genio.

6. Ruptura
Mas, al parecer, no basta con ser culto y respetar la tradición. Al parecer no basta con el hemisferio izquierdo del cerebro, el que rige las funciones cognitivas.
Nos han acostumbrado a ver a los creadores en su momento de iluminación, el insight, que se grafica con una ampolleta encendida sobre la cabeza. Es el grito de Eureka de Arquímedes. Es la naranja que le cayó en la cabeza a Isaac Newton. Es la visión creativa que ha llegado al cerebro del creador. Parece un momento de revelación, una gloriosa y espléndida circunstancia de encontrar un oculto misterio, y de beber el elixir poético.
Es el momento de hacer sentido del todo, de ver no solo las partes, sino la conexión entre ellos. Es la relación con el hemisferio derecho. Y las metáforas son esencialmente comparaciones entre cosas.
El poeta toma distancia de los hechos y de pronto, genera una nueva realidad poética.  El cerebro poético, enfrentado a una nueva situación, reorganiza las neuronas poéticas para enfrentar la nueva circunstancia. En algún momento se produce la unión del detalle, del conocimiento minucioso de la tradición poética, con la visión de conjunto y explora un conjunto de asociaciones inesperadas, un conjunto de conexiones distantes y originales. El poeta ha encontrado un hilo extraño que conecta voces dispares en su interior. El poeta encontró una forma nueva de expresar sus influencias.
Antes, hay una repentina ráfaga de actividad cerebral. La activación del circuito cortical  repentino e intenso, y un aumento de electricidad que  conduce a  fiebre de sangre.[9]
Así, nuestro modelo incorpora, por un lado, la ciencias cognitivas  y por el otro, la poesía, mirada en plazos amplios. [10]


II. SUBLEVACIONES POÉTICAS Y SUS NOCIONES

1. Comunidad poética: la galaxia poética

Primero, la comunidad poética funciona a nivel mundial, como galaxia autónoma, como sistema interconectado,  interrelacionado, con su cableado neuronal propio y con encadenamientos urdidos.   El señalamiento decisivo sobre el valor de un poeta lo hace, en última instancia,  las desideratas, los acuerdos de esa comunidad poética,  un compendio de reglas generales aceptadas.[11]
Esa galaxia poética –a la que pertenecen los poetas vivos y los poetas muertos- es una corteza que cubriría el globo y conecta a toda la galaxia poética en un único sistema nervioso. [12]
Un ambiente poético creativo son las colonias de creadores que interactúan y se influencian unos con otros. La teoría de los genios poéticos aislados no existe. Las ideas poéticas se producen en ambientes poéticos creativos, escenas creativas y apasionadas,  redes colaborativas abiertas donde las ideas diferentes pueden conectarse.
Esa comunidad la constituye, en primer lugar, el pasado, y sus representantes por excelencia: los libros. Son también los cafés o los salones o cenáculos literarios, las revistas colectivas, los encuentros internacionales, las Residencias de Escritores, las colmenas, los ghethos de escritores y escritoras, etc. Son los poetas en colmenas o la imagen de los arrecifes de coral con su biodiversidad.[13] Los entornos más creativos permiten repetir el fracaso. La vida poética parece gravitar en esos estados complejos donde hay suficiente desorden para crear cosas nuevas.[14]
Si el sistema poético es un sistema interconectado, sin regiones encerradas en sí mismas, entonces los resultados poéticos son producto de cómo esas redes poéticas neuronales, ese cableado de relaciones poéticas, trabajan. Normalmente las ideas poéticas provienen de un bricolaje, ideas de ideas, reciclamiento y combinación de ideas anteriores.
Esta visión acepta, no tiene alternativa, que el tiempo es un invento, algo experimental y manipulado. El tiempo no es cronológico, no es matemático.
De allí que un nuevo marco explicativo para entender la poesía,  desde un programa co-evolutivo, es decir, a partir de la interacción y sinergia mutua de dos campos de investigación o dos formas conceptuales, la ciencia cognitiva y la poesía, tendiendo un puente de colaboración y entendimiento. Un método conciliador nos ayuda a interpretar como se compone el trabajo poético y cómo y por qué los poetas están más predispuestos a seleccionar ciertas imágenes estéticas y no otras.

2. Placa poética
La placa poética es un conjunto de tradiciones poéticas, áreas o artefactos, de eferentes y referentes de connotación o socialmente exitosos, que se desarrollan en áreas de la galaxia poética y aprobados por la Comunidad Poética, por sus mecanismo de ratificación.

Las placas poéticas están en situación de diferenciación y demarcación con otras placas poéticas, marcadas por sus fallas, conflictos, enfrentamientos y fricciones.

Normalmente la Placa Poética está representada por poetas, con referencias a poetas vivos y muertos y que viven en mundo diferenciado. Son inconmesurables en relación a otras Placas poéticas.

Cualquier análisis de la Placa Poética debe considerar la naturaleza de su comunidad poética, lo que esa comunidad valora y lo que desdeña.

3. Fenómeno dinámico
La placa tectónica de Nazca choca con la placa tectónica Sudamericana y estos roces provocan, la mayoría de las veces sin aviso, grandes temblores y aún terremotos. A veces, mirado en siglos, también produce bellas montañas o imponentes volcanes. Algo parecido ocurre con la poesía. Son placas vivas superpuestas, que algunas veces se chocan y se golpean unas contra otras. La comunidad poética está llena de fricciones y de encontrones.
Y luego, a veces, durante un tiempo, hay una aparente calma y predominio de una placa sobre otras. Como geofísico poético, se puede rastrear con las técnicas de las ciencias cognitivas, nuevas técnicas de la resonancia magnética funcional, que muestra los patrones del flujo sanguíneo cerebral, y de la espectroscopia por resonancia magnética, que mide los cambios bioquímicos de las placas poéticas.  Esa impresión de la historia genética de las placas tectónicas demuestra que son producto de años de evolución.  Esas placas genéticas y dinámicas determinan el temperamento, las preferencias poéticas, las respuestas emocionales y los niveles de agresión, tendencias impresas en el hipotálamo y las regiones límbicas de las placas tectónicas.

4. Mecanismos de ratificación
La Comunidad Poética establece diversos mecanismos de ratificación internas, como premios, reseñas, etc.

La historia muestra que el consenso se genera fundamentalmente en torno a estas soluciones ejemplares antes que en torno a determinadas reglas metodológicas. Las definiciones de conceptos y preceptos metodológicos no forman parte necesariamente del consenso. El trabajo del poeta no estaba sólo en la poesía; está  en la invención de razones para que  su poesía sea considerada admirable. [15]

5. El poeta fermento
El poeta con gen de líder en su Placa Poética, un poeta con real talento poético, un “poeta fuerte” no los “talentos débiles”, interactúa, viaja, traduce, lee, hace proyecciones.

Y en algún momento, el poeta hace clic en su cerebro, pues conecta, interrelaciona y comienza a funcionar como catalizador dentro de parte de la Placa Poética,  una concentrador de energía poética.
Según Eliot, el concepto de la tradición implica una historia concreta de escritores que leen y aprenden de sus predecesores. Y toman esa tradición y de pronto la presentan de modo nuevo.
“La historia poética, según el argumento de este libro, sería indistinguible de la influencia poética, pues los poetas fuertes forjan esa historia malinterpretándose unos a otros para despejar un espacio imaginativo para sí mismos.”[16]
El poeta  fuerte, (el Genio, según Harold Bloom[17]), adquiere  una gran concentración de masa poética en su interior, gran cantidad de material poético comprimido, con enorme aumento de la densidad poética, lo que genera un campo gravitatorio tal, que los otros poetas no pueden escapar a su influencia. Es muy difícil escapar de su gravedad. Se va convirtiendo en un núcleo,  que, como un hoyo negro, se traga todo lo que está a su alrededor.
 
Llegado un momento el poeta, es un poeta denso, una luz concentrada, una semilla, una bellota cargada de energía vital, y entonces y en algún momento, se detiene la historia. Es una entidad primordial en reposo que se contrae. (Big Crunch)
Silencio.
Se interrumpe el momento.
Y, pum, explosiona. Como un Big Bang.
Es un nacimiento. Un momento de ruptura. Es la radiación cósmica de fondo. Ha nacido un mundo nuevo y comienza su expansión y dominio de su movimiento por una largo tiempo.  La potencia allí concentrada comienza a irradiar y a expandirse en un movimiento de la que emanan sucesiva y escalonadamente, las diferentes esferas poéticas.
La bellota, esa semilla intrascendente, se ha vuelto roble.
Se impondrá y sus radiaciones llegarán lejos, muy lejos. El poeta está haciendo época

6. Revolución en la galaxia poética
Esta revolución crea  nuevas maneras de leer que, a su vez, modifican la manera en que nos acercamos a los textos anteriores. En otras palabras, los nuevos textos ayudan a redeterminar lo que es la tradición.
Se reactualiza y se redefine  la herencia literaria.
“El hecho es que cada escritor crea sus precursores. Su labor modifica nuestra concepción del pasado, como ha de modificar el futuro.”[18]
Este sistema de interpretación, la socialización de la comunidad poética, unifica la historia interna y externa de la poesía. Las coincidencias y las simetrías en  la poesía, esa facultad sorprendente que produce la aparición de corrientes similares en lugares remotos, se explica por una comunidad poética conectada. También la transformación de la percepción de una poética  del pasado, a partir de cambios del presente poético, tal como lo propone la Teoría del Entrelazo. Es decir, dos partículas están entrelazadas de modo que cualquier cambio que efectúe sobre una se refleja de inmediato en la otra, sin importar que tan lejos esté una de la otra, “como una acción fantasmal a distancia”, tal como lo propone la teoría del entrelazamiento cuántico de Albert Einstein, Boris Podolsky y Nathan Rosen. Las acciones poéticas del presente ejercen su influencia en la poética del pasado. Se reinterpreta la historia.

Ítalo Calvino, en su ensayo sobre Ulises afirma su batalla  con la desmemoria.:  «Lo que Ulises salva del loto, de las drogas de Circe, del canto de las sirenas no es sólo el pasado o el futuro. La memoria sólo cuenta verdaderamente –para los individuos, las colectividades, las civilizaciones- si reúne la impronta del pasado y el proyecto del futuro, si permite hacer sin olvidar lo que se quería hacer, devenir sin dejar de ser, ser sin dejar de devenir» [19]

De ese modo, los poetas “fuertes” se adueñan de la influencia, se adueñan de algún modo, del pasado.

Así, se establece el dominio de una placa poética, o un paradigma, y una revolución copernicana, en el sentido que lo usaba Tomas Kuhn, en “Las estructuras de las revoluciones científicas”. [20]

Los paradigmas, o las placas poéticas son, por tanto, algo más que un conjunto de axiomas, son un acuerdo, o una aceptación de la Comunidad Poética. Las placas poéticas no son rígidas ni permanecen en el tiempo, son solamente referencias, o puntos de vista, que describen un modelo.[21]
La poesía son sociedades que funcionan como placas biológicamente fundadas y eminentemente plásticas.

7. Cartografía o mapas poéticos
En paralelo, podemos estudiar la poesía como un mapa geográfico o corteza cerebral donde predominan algunos pliegues o lóbulos relevantes, que en teoría poetica tradicional se llamaron tradicionalmente escuelas poéticas. Es decir, la materia poética, que se desenvuelve adoptando formas organizativas.
Son ritos, creencias y mitos y que el estudio de su surgimiento se han llamado la epidemiología de las ideas (hay ideas, conceptos o formas de ver que se contagian y se replican fácilmente). Usando los mismos conceptos o herramientas, que nos dan perspectivas y perspicacia- hablamos de tomografías poéticas que  reconstruye  lo esencial de los valores  poéticos de un espacio geográfico.  Con esa tomografía se definen las corrientes principales o canónicas y predominantes en la actualidad.
Las resonancias magnéticas poéticas describen con mayor detalle y de modo tridimensional del funcionamiento poético de las placas, permite determinar el nivel de actividad metabólica de las placas poéticas entre las placas. Es decir, que poeta  es más activo o más predominante.
Una resonancia magnética funcional es una técnica poética que produce imágenes de incremento del flujo de oxígeno en la sangre entre las placas poéticas, sus interconexiones respiratorias.
Finalmente, como la  angiografía, se permite visualizar el recorrido de la sangre en las venas y arterias, permite seguir afluentes poéticos, y permite detectar a quien esa placa entrega un flujo de sangre. La angiografía poética permite realizar un mapa de influencias poéticas, trazados de  conexiones neuronales: Una vez determinas el atlas el investigador se pregunta cuales son las áreas que envían información a esas áreas (aferencias), y que otras reciben información de esas estructuras (eferencias)
Cartografías

Una vez definido el procedimiento uno puede pensar con mejor claridad y precisar épocas cercanas de redistribución de las energías de esas placas poéticas y pensar en un mundo de realidades y dimensiones implicadas e interdependientes.

* * *
Omar Pérez Santiago es escritor chileno. Ha publicado recientemente “Introducción para Inquietos. Tomas Tranströmer.Nobel 2011” de Cinosargo Ediciones y  “Nefilim en Alhué y otros relatos sobre la muerte”. (Mago Editores, 2011).

* * *
Notas

[1] Kilian Koepsell/Carlos Spoerhase, Neuroscience and the Study of Literature. Some Thoughts on the Possibility of Transferring Knowledge. In: JLTonline (16.09.2009).
[2] Tom Wolfe (1996).  Lo siento, pero su alma acaba de morir.
[3] Edgard O. Wilson (1978) On Human nature, Harvard University Press
[4] Steven Pinker  La tabla rasa (la negación moderna de la naturaleza humana)  Al Paidós ibérica, S.A.
[5] Hagmann P, Cammoun L, Gigandet X, Meuli R, Honey CJ, et al. (2008) Mapping the Structural Core of Human Cerebral Cortex. PLoS Biol 6(7): e159. doi:10.1371/journal.pbio.0060159
[6] Francisco J. Varela, Evan Thomson y Eleanor Rosch. 1992 De cuerpo presente. Barcelona 1992
[7] Monique Nomo Ngamba Amougou. (2009) Intertextualidad, influencia, recepción, traducción y análisis comparativo. (Universidad de Duala. Camerún)
[8] Walter Benjamín (1940). Sobre el concepto de historia.
[9] Jonah Lehrer (2012) Imagine: How Creativity Works. Canongate Books.
[10] El modelo no dice relación directa con otros conceptos ya usados en la poesía. Por ejemplo, la palabra  Neuropoesía la usó Hernán Lavín Cerda en su poemario de 1966 llamado “Neuropoemas”.  (Neuropoemas, Santiago de Chile, Renovación, 1966 ) A Hernán Lavín Cerda se le llamó  neuropoeta.
La Neuro-poesía se relaciona a veces a la Psico-magia de Alejandro Jodorowsky.
La revista “Poetics Today”, en 2002 presentó varios artículos donde se usaban herramientas de la ciencia cognitiva para el estudio de la literatura. La “poética cognitiva” acentúa  el estudio literario desde las ciencias naturales y considera que los estudios literarios, no pueden despreocuparse de los avances alcanzados en los últimos cincuenta años en la investigación de la mente humana por las ciencias cognitivas: para la poética cognitiva las obras literarias no son solamente los textos (textualismo), sino que los textos en conjunto con los procesos cognitivos de producción y comprensión de los mismos (cognitivismo).
Por su parte, el chileno Ricardo Martínez  (Ricardo Martínez. 2009. “Poesía chilena joven: desencanto personal. Una lectura desde la poética cognitiva asistida por computadores”. Revista Grifo nr. 17) aplica un modelo a la poesía chilena  en un dialogo con la ciencia cognitiva y, en especial dentro de ella, la psicología evolucionaria. Martínez aplica  herramientas de la lingüística computacional comparativo entre el Canto General de Pablo Neruda y la poesía joven chilena (, en realidad, las obras de un grupo de 88 poetas chilenos). Aplica el contador de palabras Wordcount que jerarquiza las palabras por las cantidades de repetición. Las palabras más repetidas en el Canto General son “España, América, vosotros”,  y “lugar, ojo, creo” en los 88 poetas jóvenes. Luego separa palabras más repetidas de  personas, lugares, objetos, tiempos, acciones, etc. De ese modo Martínez cree encontrar espacios mentales.
Matemáticos estadounidenses, liderados por el Presidente del departamento de matemáticas de Dartmouth Collage, el profesor Daniel Rockmore, para investigar las tendencias "a gran escala" del  estilo literario, procesaron, mediante obras digitalizadas en la biblioteca del proyecto Gutenberg, 7.733 obras de 537 autores escritas después del año 1550, y buscaron  la frecuencia de palabras, que formarían un puente entre las palabras que transmiten significado y así "proporcionan una útil huella estilística.”  Sus conclusiones han sido que está disminuyendo la influencia estilística del pasado. Mientras que autores en los siglos XVIII y XIX todavía estaban influenciados por los siglos anteriores, autores de finales del siglo XX están en cambio "fuertemente influenciados" por escritores de la propia década.
(James M. Hughes, Nicholas J. Foti, David C. Krakauer, and Daniel N. Rockmore. 2012. “Quantitative patterns of stylistic influence in the evolution of literature”. University of California, Santa Barbara.)
[11] Provienen estas ideas de la Escuela de la Tradición, un debate en la teoría literaria que ya tiene más de un siglo. Las ideas esteticistas que Oscar Wilde, el apóstol de la estética,  propone en “El crítico como artista”, “La decadencia de la mentira”, “El alma del hombre bajo el socialismo” o “La verdad de las máscaras”. “No existe eso que se llama un libro moral o inmoral. Los libros están bien escritos o mal escritos. Eso es todo”.
Es la convicción de T.S. Eliot de que las mejores partes de la obra de un poeta “sino las más individuales, acaso resulten aquellas en las cuales los poetas muertos, sus ancestros, confirman su inmortalidad más vigorosamente”. (La aventura sin fin, de T. S. Eliot. Barcelona: Lumen, 2011)
De una manera similar, Ezra Pound sostiene que los grandes escritores son aquellos capaces de “apilar y ordenar y armonizar los resultados de la labor de muchos hombres. Esta capacidad de amalgamación es parte de su genialidad” (Pound, E. “The Serious Artist” en Early Writings – Poems and Prose. Londres: Penguin, 2005, pág.242).
En 1974, proviniendo de una tradición intelectual completamente diferente, Peter Bürger publicó su libro “Teoría de la vanguardia”, en el que va a reivindicar parcialmente el pensamiento esteticista. El esteticismo como el momento necesario de la autoconciencia estética del arte moderno.
Existe una cultura de interpretación literaria que procede de T.S. Eliot, (Guillermo Duff 2010.  Huidobro, Pound y Eliot: estudio comparativo de las vanguardias chilena y anglo-americana. Discursos/prácticas Nº 4 [Sem. 2].
En general, hay muy poco sobre influencias extranjeras en Chile. (Ismael Gavilán M. 2010. Eduardo Anguita y T. S. Eliot: Breves notas para un acercamiento posible Acta lit.  n.41 Concepción  2010) La influencia de Eliot en Neruda y Parra (Niall Binns. 2010. T.S. Eliot y la otra vanguardia en Chile (Neruda y Parra) .
En Argentina Eliot fue difundido en forma bastante cercana a la publicación de los textos originales, lo cual ejerció una decisiva influencia entre los autores locales de la época. Y radica en la promoción temprana de Borges de la visión elotiana. (Marcela María Raggio T. S. Eliot en Argentina: las contribuciones de Borges en El Hogar(1936-1937).
“No poet, no artist of any art, has his complete meaning alone. His significance, his appreciation is the appreciation of his relation to the dead poets and artists.” (.La aventura sin fin, T. S. Eliot. Barcelona: Lumen, 2011.
[12] Stanley Fish propuso el concepto de “comunidad interpretativa” compuesta por aquellos que poseen estrategias interpretativas similares y, por tanto, leen o escriben un mismo texto de manera coincidente. "Interpreting the Variorum." Critical Inquirí (1976).
[13] Steven Johnson, (2010). Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation. (Kindle Edition).
[14] Kevin Kelly, (2010 ).What Technology Wants. New York: Viking.
[15] Jorge Luis Borges - El Aleph.  “Comprendí que el trabajo del poeta no estaba en la poesía; estaba en la invención de razones para que la poesía fuera admirable;”
[16] Harold Bloom, 1973. The anxiete of influence.
[17] Harold Bloom. (2005) Genios. Un mosaico de cien mentes creativas ejemplares
[18] Jorge Luis Borges, (1952) Kafka y su predecesores. Otras inquisiciones.
[19] Italo Calvino, "Los niveles de realidad en la literatura" (1978), en Punto y aparte. Ensayos sobre literatura y sociedad. Barcelona, Tusquets, 1995,
[20] Tomas  Kuhn (1962) The Structure of Scientific Revolutions. Según Kuhn, en reacción al positivismo lógico de Kart Popper y del Círculo de Viena, las ciencias no progresan siguiendo un proceso uniforme por la aplicación de un hipotético método científico. El término «paradigma» designa todos los compromisos compartidos por una comunidad de científicos. Por un lado, los teóricos, ontológicos, y de creencias y, por otro, los que hacen referencia a la aplicación de la teoría y a los modelos de soluciones de problemas.
[21] Cordero Ulate, Allen (2008) El paradigma inconcluso. Kuhn y la sociología en América Latina Guatemala, Flacso, 2008.

Share on Google Plus

About Daniel Rojas Pachas

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.